historia del programa educativo

programa

educativo

La escuela de Andanza abrió sus puertas en agosto de 1999.  Desde sus inicios, ha sido dirigida por la bailarina y co-fundadora de Andanza, María Teresa Robles. Con una facultad compuesta por los bailarines de la compañía junto a otros maestros, la escuela provee una formación estructurada a alumnos de todas las edades en diferentes géneros de la danza y el movimiento corporal como ballet, baile moderno, jazz, tap, movimiento creativo, hip hop, salsa, yoga, Pilates/Mat y zumba.


A precios módicos, los alumnos toman clases desde agosto hasta junio. Los instructores y la directora realizan, además, evaluaciones de los estudiantes para determinar su progreso y las áreas que requieren mejoramiento. Éstas están disponibles para ser discutidas con los alumnos y sus padres.


El programa educativo de Andanza también incluye becas. La mayoría de los becados son seleccionados por medio de talleres en comunidades de escasos recursos económicos.  Como parte de su filosofía, Andanza ha implantado el proyecto Danza con Andanza.  A través del mismo, los bailarines y maestros de Andanza se desplazan semanalmente a diversos barrios marginados para ofrecer talleres a niños y adolescentes, quienes de otra manera no tendrían acceso a esta formación. Durante el segundo semestre del año fiscal 2010-2011, el proyecto es auspiciado por la Fundación Banco Popular.


Tanto los alumnos de la escuela como los que estudian en sus comunidades, participan y asisten a espectáculos. Los estudiantes han tenido la oportunidad de ver múltiples presentaciones de la compañía y de participar en producciones infantiles profesionales como Celita y el mangle zapatero o Historia de Arroz con Habichuelas.  Integrando varias disciplinas artísticas como el baile, la literatura, la música y el diseño (de escenografía, luces y vestuario), estos espectáculos infantiles abordan temas capitales (ecología, historia, familia, racismo, identidad,…) y proporcionan la oportunidad a los estudiantes de presentarse por primera vez en un teatro junto a los bailarines profesionales de la compañía.  El Departamento de Educación ha contratado esas producciones de Andanza para los estudiantes de sus campamentos de verano. En el 2006, dicha agencia gubernamental incorporó como material suplementario del Programa de Bellas Artes el espectáculo Celita.


Actualmente, Andanza enseña baile todas las semanas en varias comunidades del área metropolitana y en la Escuela Elemental Luis Lloréns Torres en Santurce.

Para Andanza, la enseñanza del baile tanto en la escuela como en las comunidades persigue, no sólo la formación de futuros bailarines sino, sobre todo, la de individuos saludables con un alto grado de responsabilidad, seguridad, sensibilidad, imaginación y entusiasmo. Más allá de las técnicas del baile que se adoptan u ofrecen, la formación positiva de los alumnos en el plano humano es un fundamento de nuestros principios educativos. La escuela y sus múltiples proyectos socioculturales promueven las relaciones consideradas, tolerantes, respetuosas y solidarias; fomentan la creatividad, la reflexión y la igualdad; e intentan fortalecer la autoestima, el compromiso y la disciplina de los estudiantes.